corriendo con gps

Siempre he dicho que una competición, no hay que usar GPS, siempre y cuando no sea una competición que te obliguen a llevarlo, llamadme antiguo si quereis pero, cuando el cuerpo está preparado, has llevado un entrenamiento concienzudo, has estado pensando durante meses en esa competición, no te hace falta ningún tipo de dispositivo que te marque el ritmo, es más creo que es contraproducente, y me explico:

En distancias cortas si andas mirando el reloj gps para ver tu media, tiempos por vuelta, velocidad, etc.. al final estas perdiendo tiempo, no te das cuenta pero es así, debes bajar el ritmo para mantener la visión fija en el brazo y este dejarlo quieto para que puedas ver, por lo tanto en distancias cortas no hay que usar GPS.

En distancias largas, me refiero a medias maratones para arriba, puede ser una gran ayuda en los primeros kilómetros, pero a partir de un tiempo en concreto tu cabeza puede dar un giro inesperado si vas mirando tiempos o ritmos.

Hace años nos jugamos un arroz con bogavante con un amigo el cual decía que no era capaz de bajar su tiempo en media maratón, durante varios meses lo pusimos a entrenar con nosotros para demostrarle que había otros entrenamientos a parte de salir a correr y dar vueltas a un parque. Recuerdo ya con nostalgia porque hace años y la verdad que lo pasábamos bien, y digo con nostalgia porque cuando me acuerdo de las salidas, recuerdo las risas, los piques y la satisfacción de realizar el entrenamiento completo, pero no suelo acordarme de cómo llegaba a casa, dolorido, con las piernas entumecidas y diciendo a mi hermana (que era la que nos preparaba los planes) “te mato, te mato, no puedo con este entrenamiento”, ella siempre me respondía lo mismo “tu me pediste un entrenamiento para hacer una buena media maratón, ahí lo tienes”.

Durante todo el periodo del entrenamiento, nuestro amigo siempre decía que si, que vale, que entrenaba mejor, pero que sus sensaciones no eran buenas y no creía que pudiera bajar su marca en la media maratón fijada. Nosotros en muchas ocasiones nos callábamos pensando que eso no era así, que por el simple hecho de cambiar el entrenamiento y hacerlo especifico para una competición se gana mucho sin darte cuenta, sobre todo cuando tus entrenamientos anteriores se han basado prácticamente en salir a correr mucho tiempo y poco más. En aquellos tiempos corríamos sin GPS, simplemente salíamos con un reloj con cronometro y cuenta atrás para que nos marcara los cambios de ritmos y sobraba, aunque en honor a la verdad no hubiera estado mal en esos tiempos usar GPS.

Después de todo el trabajo hecho, llegó el día, Media maratón de Santa Pola, media llana con mucha gente, rápida y perfecta para bajar el tiempo y llegar al tiempo objetivo, ese día obligamos a nuestro amigo a que se desprendiera del reloj, que no se iba a usar GPS, seríamos nosotros los que llevaríamos el ritmo y el se dejaría llevar por sus sensaciones y nuestra carrera.

La carrera comenzó como todas, los primeros kilómetros algo rápidos para el tiempo objetivo, pero una vez posicionados en nuestro grupo, todo fue sobre ruedas durante un gran trecho de la competición.

Nuestro amigo iba en el grupo bien, disfrutando de la carrera, pero en un momento dado uno de los miembros pertenecientes al grupo, dijo, “el ritmo que llevamos es de 1h 18 m” yo salté rápido y dije “calla hombre, que vamos disfrutando, déjate el reloj”, a partir de ese momento nuestro amigo ya no fue el mismo, tengo el convencimiento de que su cabeza le jugó una mala pasada y por pocos segundos no consiguió el tiempo objetivo, pero si bajar su mejor tiempo en media maratón.

Es por ello que digo que en las competiciones es mejor no usar GPS, te pueden jugar una mala pasada si no estás muy preparado psicológicamente, todos sabemos que en las competiciones vamos justitos y si nos agobian pues como casi cualquier ser humano nos derrumbamos un poquito y no salen las cosas, en cambio si vas pensando que vas bien, que lo consigues, y vas especulando sobre el tiempo que mas o menos llevas, seguro que eres capaz de hacer grandes cosas.

En este artículo no estoy diciendo que los relojes GPS son el peor invento del mundo, ni mucho menos, son un gran apoyo y ayuda a los entrenamientos, y en donde los planes mensuales que hacía mi hermana, pueden cambiar a consecuencia de los diferentes datos y gráficas que te ofrecen a día de hoy, como ejemplo podemos hablar del Polar M400 que te puede ofrecer infinidad de datos, tanto de mejora como de recuperación en los entrenamientos, con esos datos los entrenamientos pueden variar de semana en semana o incluso entre sesiones, de esta forma puedes conseguir el máximo de beneficio en cada entrenamiento, pero no solo queda ahí la monitorización de este GPS de muñeca, también puede cuantificar tu sueño y por lo tanto también cambiar el entrenamiento en base a estos parámetros, en definitiva podemos afirmar que la tecnología de cuantificación es una herramienta más para el entrenamiento, pero a mi parecer una mala idea para la competición.

¿Crees igual que yo, que un reloj GPS te puede jugar una mala pasada en una competición importante?

 

Amante de los deportes y la técnología

Antonio PB – who has written posts on Gps de montaña.